“He tenido la suerte de que el trial haya pasado de ser un hobby a ser mi profesión”

Toni Bou, 17 veces campeón del mundo de Trial

Protagonistas
Miércoles, 22 abril 2015 1206 Views 0 Comments
“He tenido la suerte de que el trial haya pasado de ser un hobby a ser mi profesión”

Antonio Bou Mena, más conocido como Toni Bou, nació el 17 de octubre de 1986 en Piera, un pueblo cercano a Barcelona. Su historia en la competición empezó sobre dos ruedas, pero no fue sobre una moto, sino sobre la bicicleta. La moto tuvo que esperar. A medida que iba creciendo, empezaba a darse cuenta que lo suyo “iba a ser la moto”. Poco a poco fue despuntando, hasta que debutó con 17 años en el campeonato del mundo, que tuvo lugar en Irlanda. Ahí empezó todo. Ahora, después de 28 años, ha batido todos los récords de victorias en trial y ha coleccionado 17 campeonatos del mundo de Trial, el último en marzo de 2015 (nueve indoor y ocho outdoor). Durante su carrera ha pasado por distintos equipos, pero ahora está con Honda-Montesa

 – ¿Con cuántos años empezaste a montar en moto?

– Empecé a montar en moto a los cuatro años. Me gustó más la bici de pequeñito y eso hizo que tuviese una trayectoria diferente a los demás. Hasta los once años y a partir de los once años, pues me dediqué a la moto.

¿A las once años te pasaste de la bicicleta a la moto?

– No, compartí desde los once o doce años hasta los catorce bici y moto, llevaba ya mucho más moto que bicicleta, pero seguí compitiendo en los dos mundiales.

Si te gustaba más la bicicleta, ¿por qué ese cambio?

– Siempre teníamos una moto en casa. Empecé a los cuatro años, pero una bicicleta pesa unos 7 u 8 kilos y un niño pequeño puede conseguir un nivel mucho más alto que con la moto. Me sentía más profesional por decirlo de alguna manera. Disfrutaba más. Hasta que llegó el día en el que podía con la moto y decidí hacer el cambio.

A la hora de competir, has utilizado muchas motos que te han llevado hasta lo más alto, pero ¿cuál fue la primera moto que montaste?

– La primera moto fue una Aprilia, una mini moto de trial. Muy pequeñita. Imagínate con cuatro años… La verdad es que la recuerdo una Aprilia de color verde. Es muy muy emotiva para mí.

–¿Quién fue el causante de que te dedicaras a esto?

– Mi padre, como en la mayoría de casos. Siempre en las familias hay alguien que tiene una moto y de ahí enganchas y a partir de ahí… Yo he tenido la fortuna de que esto ha pasado de ser un hobby a una profesión. He tenido la suerte de dedicarme a esto.

Mucha gente tiene motos en su casa y no terminan de “enamorarse” de la moto, ¿a ti qué te llama la atención de ellas?

Estás todo el día en la naturaleza. Estás disfrutando, en mi caso, del deporte que más me gusta. El trial es un deporte super técnico, un deporte que puedes mejorar muchísimo. Por muchos mundiales que haya conseguido, puedo evolucionar en el día a día y eso hace que sea una motivación ir a entrenar el día a día para mejorar como piloto.
 Hay manías. Cambio mucho de marchas antes de entrar a las zonas, pero intento no tener muchas, porque si no te complicadas la vida.

– ¿Cuándo fue el momento de pasar del hobby a la profesión?

Llevo compitiendo desde los siete años. Corría en bicicleta, en el mundial. Para mí era más un plan como más profesional, pero evidentemente no lo era. A los quince años me hice profesional con la moto y a los 16 años empecé a competir el Campeonato de Europa y Mundial.

–Pero con 17 años, en 2003, fue tu debut en el mundial de trial en Irlanda cuando llegaste hasta ahí, ¿qué expectativas tenías?

Dedicarme a esto. Mi sueño era ser campeón del mundo, pero nunca me imagine ni que ganaría uno ni que ganará tantísimos. Ha ido todo genial, he entrado en un equipo fantástico y todo ha funcionado. El deporte es a veces muy generoso y a veces muy cruel. He tenido la suerte de no tener lesiones y conseguir todos mis sueños y superarlos.

–Empezaste a competir desde el principio en moto trial, ¿por qué esta disciplina?

– Había en casa una moto de trial y fue lo que más me gustó. Después de pasar de la bicicleta, cuando ya crecí, pude escoger entre enduro o moto cross. Lo que siempre me ha llamado ha sido el trial. Y pasar la técnica de la bicicleta a la moto para mí era una evolución y, la verdad, sigo disfrutando con esto.

–¿Has probado otros estilos de motos o siempre has hecho trial?

– Me gusta probar de todo. Siempre he hecho trial. Aunque he variado un poco de la bici a la moto, pero siempre trial.

–Habiendo ganado 18 campeonatos de trial, debes llevar una concentración muy estricta, ¿cómo te preparas antes de una carrera?

No cambian mucho los entrenamientos. Hay que aflojar un poco el entreno, quizá no es tan intensivo durante la semana, porque no te quieres hacer daño, quieres estar en la mejores condiciones. Pero es casi igual a una semana normal, algunos días vas con más tranquilidad para no llegar cansado ni con lesiones.
 El trial es un deporte súper técnico, un deporte que puedes mejorar muchísimo.
–Y en este circuito que es especial para ti, por estar en casa y por haber sido el piloto que más veces lo ha ganado, ¿estás contento con la pista?

– La verdad es que tengo suerte de correr aquí. La carrera cerca de casa. Es una carrera complicada de las que me gustan y hoy no es un año diferente así que contento con la pista.

–¿Tienes manías a la hora de entrar en las secciones?

– Hay manías. Cambio mucho de marchas antes de entrar a las zonas, pero intento no tener muchas, porque sino te complicadas la vida. Hay que pensar en tantas cosas que hay que organizarse. Casi siempre pongo cuarta antes de entrar en zona y pongo las marchas bajando en vez de subiendo, que es como lo hace la mayoría.

–En Pau no pudiste seguir con el récord de victorias consecutivas. ¿Cómo ha sido el día a día de Toni Bou desde ese día hasta hoy?

–Normal, como siempre. Entrenando mucho. Hemos tenido test, han venido los japoneses, hemos trabajado con la moto del año que viene. El mes de febrero suele tener muchas faenas. Hemos tenido mucha suerte porque no hemos tenido carreras y esto ha hecho que esté un poco más relajado, que esté un poco más con mis amigos, con mi novia y esto se agradece mucho. He conseguido tomar fuerza para esta recta final. Pero como te digo, siempre entrenando a tope e intentar llegar al máximo nivel aquí, a Barcelona.

–¿Cuáles son las mejoras de la moto que utilizarás el año que viene?

– Son motos muy parecidas. Hay cambios técnicos que, de momento, tampoco son claros. Poco a poco se decidirán. De momento seguiremos con una moto muy parecida.

–Dices que el mes de febrero ha sido un poco caótico, ¿cómo haces para descansar?

Si quiero descansar no cojo más motos, ni hago deporte. Pero lo que me gusta es jugar al fútbol, hacer enduro, moto cross. Me gusta todo tipo de deporte, compartir sobre todo con los amigos. Cuando no hago esto intento pasar tiempo con la novia, con mis amigos, porque paso mucho tiempo fuera. No tengo tiempo para hacer lo que hace la gente normal en un fin de semana. No hago lo que hace un chaval normal de mi edad.
 Lo principal es disfrutar, ser competitivo y a partir de ahí llegar a profesional que es una gran suerte.
–Tus amigos, tu novia ¿qué opinan de que te dediques a esto?

– Están super contentos de tener un piloto así en su pueblo. Además, comparto todo con ellos y disfrutamos mucho. Quieren ver la evolución, quieren ver dónde está el nivel y casi siempre piden demasiado. Ellos han visto la evolución desde primera fila y lo han disfrutado mucho.

–Para ver el nivel en el que estás ¿cogéis la moto y os vais al campo?

– Sí, tenemos nuestro grupo en Piera. Aprovechamos para salir los domingos, yo voy a echar unas risas. No me lo tomo ni muchos menos como un entrenamiento, voy a pasar el día para disfrutar. El nivel es muy diferente, pero es un deporte que, por suerte, con la misma piedra podemos estar dos, cada uno a su nivel. La ventaja de este deporte es que estando en un lugar muy reducido puede estar gente de nivel muy diferente.

–Volviendo al mundo de la competición, ¿con qué tres momentos te quedas de todos estos años?

– Mi primer mundial en Menorca, mi primer mundial indoor. Es un momento increíble. Quizá me quedaría con el segundo titulo de outdoor, porque el primero lo gané en casa, de vacaciones, por la anulación de una carrera.

–¿Te lo esperabas?

– No, fue muy complicado de asimilar ser campeón del mundo de esta manera en medio de vacaciones y me quedaría con este porque fue cerca de casa. Era un mundial en el que estábamos muy apretados. El último momento con el que me quedo es con un título outdoor, que era el que marcaba la diferencia, conseguir el octavo.

–¿Esto qué significó?

–Conseguir uno más que Jordi y Yughi, pasar a la historia de la forma que lo hice. Un año que apretó mucho Raga, todo el año y se decidió el campeonato en la última carrera.

–Estos son momentos, pero carreras ¿con cuál te quedas?

Es muy difícil de decir. Pero me quedo con algún indoor de Barcelona, no sé cuál, porque han sido años fantásticos, muchas victorias, evidentemente que hay dos o tres que marcan la diferencia o he sido afortunado que he pilotado francamente bien, sin cometer errores y en casa marca la diferencia.

–Esto es en indoor y ¿en outdoor?

En outdoor es un terreno que me cuesta más que el indoor, quizá me quedaría con alguna carrera de Japón. Acabé con 70 puntos, mucho barro, son carreras que me cuestan. El segundo acabó con ciento y pico puntos una carrera muy complicada en casa de Honda y ganar allí era la primera vez que ganaba con la Honda. Fue bonito.
 No tengo tiempo para hacer lo que hace la gente normal en un fin de semana. No hago lo que hace un chaval normal de mi edad.
– Lo has ganado todo, estas pulverizando récords, ¿qué le depara el futuro a Toni Bou?

– Me quedan cuatro años de contrato. Lo que me gustaría más sería seguir vinculado a esta marca. A mí lo que me gusta es este deporte, me gusta ayudar a futuras promesas como Jaime Busto, que ha entrado ahora en el equipo y es un gran piloto. Quedarme aquí sería fantástico y una de las opciones. Evidentemente, queda lejos y casi seguro que no me voy a querer retirar en cuatro años. Voy a alargar la carrera todo lo que pueda porque me gusta. Aunque si hay una lesión o no puedo seguir, mi intención sería intentar quedarme aquí.

– Jaime Busto está empezando a competir a nivel mundial, pero hay muchos otros que están intentándolo en su pueblo, ¿qué consejos les das?

– Creo que como todos los deportes hay que disfrutarlo muchísimo y que guste muchísimo para llegar hasta arriba. Pasar todas las barreras que se presentan, las dificultades para llegar a ser profesional en un deporte. Lo principal es disfrutar, ser competitivo y a partir de ahí llegar a profesional que es una gran suerte.

¿Y cómo convences a alguien para que empiece a montar en moto?

A la gente que le gusta es fácil y la gente que no, pues intentar que prueben algo diferente. El trial es un deporte muy complicado que si no tienes un nivel mínimo es difícil disfrutar de él. Esto es una causa de que no hay muchos participantes, pero yo espero que poco a poco la gente vaya disfrutando más de esto y creo que tiene un buen futuro.

Ignacio Dusmet

Puede contar con los dedos de una mano las motos en las que se ha montado. Se embarcó en esta aventura con otros once –los mejores– porque era la oportunidad de poner en práctica un consejo que le dieron hace años: “Abre la mente y ya verás cómo te llegará a gustar”. Y así ha sido. Las motos han pasado de ser algo que molestaba en la carretera a ser un mundo apasionante y por descubrir historias, personas y alegrías.

8 posts | 0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *