Zúñiga: no apto para novatos

Zúñiga acogió la cuarta prueba del Campeonato Navarro de Cross Country con un circuito que combinaba monte y motocross

- Campeonato Navarro -
Sábado, 11 abril 2015 1708 Views 0 Comments
Zúñiga: no apto para novatos

Los 52 pilotos están esperando en la línea de salida. Un corredor se baja de la moto para quitar varias piedras de su camino. Son las 17:00 de la tarde. Cada uno hace rugir el motor. El Presidente de la Federación Navarra de Motociclismo da las últimas indicaciones y da la señal a un compañero para que dé la salida. Los pilotos están tensos.

Los participantes llevan desde 13:30 en Zúñiga, un pueblo de 50 habitantes cercano a la frontera de Navarra con el País Vasco, esperando a verificar sus motos e inscribirse en la cuarta carrera del Campeonato Navarro de Motociclismo. Todos pasan por el puesto de control para pagar y recoger sus dorsales. Mientras esperan hablan entre ellos, ríen, se preparan.

A alguno se le escapa la mirada al circuito. Es un recorrido peculiar. Se ha encargado de construirlo el Club Kaldero Racing. Combina motocross, “para todos los niveles”, según Joseba Grandes, presidente del Club Kaldero Racing, y una travesía por el monte, que aunque el terreno esté seco, Joseba cree que “va a ser bonita la carrera”. Pero no solo es esto. La gran novedad en este circuito son unos obstáculos construidos con troncos, “para dar un poco de espectáculo a los que vienen a ver”, confiesa Joseba.

No solo corren pilotos navarros, sino que también viene corredores de La Rioja, País Vasco y Palencia, entre otros. Todos ellos ya han participado en alguna edición del Campeonato Navarro de Motociclismo, pero aun así, el objetivo de la mayoría es disfrutar y pasar un buen rato con la moto. Sin embargo, hay otros que van a ganar la carrera. “Hay mucho nivel en Navarra y País Vasco. Gente que entrena entre semana y está muy puesto”, explica Joseba.

Cada uno tiene su objetivo, cada uno estaba con una intención clara en la salida. Vicente Soldevilla, un corredor con gran experiencia que ha participado en el Campeonato de España de Enduro, espera en segunda fila. Los tres pilotos que hay delante le ven, le hacen un hueco. Pero Vicente se niega. Prefiere salir con tranquilidad, porque dice que “la salida está muy mal y yo no vengo a jugármela”.

Desde la salida hasta la bandera de cuadros pasaron dos horas. Un tiempo en el que el público pudo apreciar las delicias que regalaron los participantes como saltos de montículos, superar los obstáculos, en concreto, los troncos, que no todos los se atrevieron a saltar. Pero los que más disfrutaron fueron los aficionados que se aventuraron en el bosque para ver pasar las motos entre altos pinos, matorrales pequeños, encinas y bajadas en las que apenas cabían dos motos.

Un escenario perfecto para un campeonato perfecto. No hubo caídas graves, ni traslados al hospital. Cuando un piloto se iba al suelo, se levantaba y seguía. Cada uno conocía sus límites e intentaba disfrutar en ellos. Pero hubo 15 abandonos, por lo que terminaron la carrera 42 pilotos.

En la categoría junior ganó Iván Suescun a dos minutos de Javier Aramendia, el segundo. En la categoría Senior, finalizó en primera posición Luis Ayensa, dejando el mejor tiempo en dos hora y un minuto, le siguió, a 46 segundos, Alberto Itoiz y con un minuto de diferencia, Juan Goñi. En Veteranos, primero fue Fernando Echazarra y en la modalidad Trofeo ganó David Larrayoz.

Las mejores imágenes de la carrera

Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>Cross Country Zúñiga <span>by Rocío Melgosa</span>

 

Ignacio Dusmet

Puede contar con los dedos de una mano las motos en las que se ha montado. Se embarcó en esta aventura con otros once –los mejores– porque era la oportunidad de poner en práctica un consejo que le dieron hace años: “Abre la mente y ya verás cómo te llegará a gustar”. Y así ha sido. Las motos han pasado de ser algo que molestaba en la carretera a ser un mundo apasionante y por descubrir historias, personas y alegrías.

8 posts | 0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *